La evolución de los coches eléctricos

En 1888, el viaje de Bertha Benz de 200 km montada en el flamante Benz Patent-Motorwagen que su marido, Karl Benz, tenía en el taller de casa; demostró la facilidad con que se podían realizar largos viajes con un motor de combustión. Le bastó con repostar en farmacias: y es que por entonces todas vendían derivados del petróleo.

El auge de los coches de combustión

El auge del motor de combustión interna en la década de 1910 llegó de la mano de Henry Ford y sus cadenas de producción en masa, que abarataron los precios de unos vehículos que mejoraban la autonomía aunque producían desagradables olores y humos.

Desaparición de los coches eléctricos

Los coches eléctricos eran silenciosos, de funcionamiento suave, sin molestos cambios de marchas ni manivelas para arrancar, sencillos pero sólo al alcance de personas pudientes. Sin avances tecnológicos apreciables que mejoraran su autonomía o redujeran su coste, los vehículos eléctricos desaparecieron del mercado en la década de 1920. Quedaron olvidados, con un tímido intento de regresar en los años 60, que se ha limitado a los carritos de golf, algún minicoche y vehículos industriales.

La dura regulación ambiental de California hizo que un gigante de la automoción como General Motors lanzara el EV1 como una posibilidad a considerar en el mercado de coches eléctricos: era 1996. Dejó de fabricarse en 1999 y la propia General Motors los retiró del mercado en 2004 por considerarlos no rentables, en una operación no exenta de críticas por los propios usuarios y grupos ecologistas, en que se acusó de sabotaje a la industria petrolífera ante aquel primer intento moderno serio de desbancar su hegemonía. Lo cierto es que era un buen vehículo desde el modelo de lanzamiento, con una autonomía superior a los 150km.

El mercado seguía siendo un club privado de los combustibles fósiles, con una tímida presencia de vehículos híbridos eléctricos

El repunte de los motores eléctricos

El primer vehículo híbrido que tuvo éxito comercial fue el Toyota Prius, lanzado al mercado a finales de 1997 y superando el millón de ejemplares vendidos en 2007. El éxito del primer año de sus ventas impulsó a Honda a sumarse al carro de los híbridos.

2004 fue el año en que Ford comercializó el primer híbrido estadounidense, con un mercado floreciente de variedades de vehículos híbridos pero sin ningún eléctrico.

La verdadera revolución del coche 100% eléctrico

Tuvimos que esperar hasta 2012 a que Elon Musk presentara el Modelo S de Tesla Motors, compañía a la que bautizó en memoria de nuestro también admirado Nikola. El Modelo S fue una absoluta revolución en el mismo concepto de la automoción, una industria que llevaba aletargada décadas. El previo modelo Roadster ya daba pistas de las ideas de esta novedosa, innovadora y rompedora joven compañía, pero nada podía hacer pensar a los directivos de Detroit que se pudiera innovar TANTO.

La compañía del visionario Musk ya ha presentado el Modelo X y anuncia el Modelo 3, ya asequible a la mayoría de bolsillos, mientras los demás fabricantes ni se acercan a su nivel de autonomía, rendimiento ni prestaciones.

La realidad hoy es que los coches eléctricos ya están aquí y han venido para quedarse. Adiós a los vehículos contaminantes: que queden para los museos.